BIENVENIDO!

Oficina - Matriz: (593 - 02) 2564 714 - 2558 702
Cabina - Matriz: 2239 800 / WhatsApp: (593) 098 400 3456

Martes--21:56:09 Usted esta escuchando ORACION DE LA NOCHE --- Luego Viene: ORACION DE COMPLETAS a las: 22:00:00

UNA PARÁBOLA SOBRE LA FELICIDAD

20 agosto 2018, 0 comentarios, en FOGÓN DE NAZARETH

Valoraciones

(1 Voto)

Por aquellos tiempos Dios vivía en la tierra, un día se le acercó un hombre, un viejo granjero, y dijo:

 

- Mira, puede que seas Dios y que hayas creado el mundo, pero tengo que decirte una cosa, no eres un granjero, no conoces ni el ABC de llevar una granja, en eso, tienes mucho que aprender.

 

- ¿Qué me aconsejas? dijo Dios.

 

- Dame un año de tiempo y durante ese período deja que haga las cosas a mi manera para ver qué pasa. ¡La pobreza será barrida de la faz de la tierra!

 

- Dios aceptó, concedió un año al granjero. Por supuesto éste pidió las mejores condiciones, nada de tormentas ni vientos fuertes, ningún peligro para la cosecha… Todo era cómodo, agradable, y él se sentía muy feliz. ¡El trigo crecía tanto! Cuando quería sol, tenía sol; cuando quería lluvia, tenía lluvia, toda la que quería…

 

- Aquel año todo era correcto, matemáticamente correcto; pero cuando llegó la cosecha, no había granos de trigo. El granjero estaba sorprendido y preguntó a Dios:

 

- ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha fallado?

 

- Como no había desafíos -dijo Dios-, no hubo conflicto ni fricción, como evitaste todo lo malo, el trigo permaneció impotente y estéril. Es imprescindible luchar un poco. Las tormentas son necesarias, los rayos y truenos son necesarios, ellos agitan el alma dentro del trigo, hacen que las raíces se hagan fuertes y lleven sabia y alimento a toda la planta y esta produzca el ciento, el sesenta y el treinta por uno.

 

La parábola es de inmenso valor. Si sólo eres feliz y feliz y feliz, la felicidad perderá todo su sentido; será como si se escribiera con tiza blanca en una pared blanca; nadie será capaz de leerlo, sin embargo, al escribir en una pizarra negra, se puede leer.

 

La noche es tan necesaria como el día, y los días de tristeza, son tan esenciales como los días alegres.

- “Que se haga tu voluntad, Señor” – “Haz lo que te parezca correcto. Si hoy hacen falta nubes, dame nubes. No me escuches, mi comprensión es limitada. ¿Qué sé yo de la vida y sus secretos? ¡No me escuches! Sigue haciendo tu voluntad”.

 

Este es el secreto, vive con él y ve su belleza; vive con este secreto y pronto quedarás sorprendido... ¡Qué grandes son las bendiciones de la vida! - ¡Cuánto se nos está dando a cada momento!

 

https://scontent.fgye1-1.fna.fbcdn.net/v/t1.0-9/39177667_2217548844939291_7997922304283639808_n.jpg?_nc_cat=0&oh=0f4a28f1db70470b0d8fcdbec39363fc&oe=5BF93821

 

BUSCANDO SER FELIZ Y CÓMO SERLO

 

Filipenses 4:12-13: “Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

 

Cómo alcanzar esa felicidad, he aquí una breve propuesta:

 

1º Sé agradecido.

 

Mira cuánto posees: corporal, material, moral y espiritualmente, agradece por todo, aunque te falten cosas o desees más. No te enfoques en lo que no tienes, agradece lo que ya tienes.

 

2º Piensa en positivo.

 

El mundo sufre grandes cambios y a todo nivel; hay mucho dolor y caos, pero sé de los que siempre rescatan lo positivo de una situación por terrible que sea, y no de los que se echan a llorar impotentes. El mundo reclama de optimistas, basta de pesimistas.

 

3º No hagas comparaciones.

 

Si te comparas con otros, puedes caer en estados de ánimo muy bajos, que te harán sentir inferior y con baja-autoestima; cuando se entra en esa espiral, es difícil salir y ver la vida feliz. Sé tú mismo, cada uno somos únicos e irrepetibles.

 

4º Sé más sociable.

 

Pero no sólo en las redes sociales, no sólo en el Facebook. Construye relaciones significativas para una vida más feliz. Tiene que existir una retroalimentación positiva. “No es bueno que el hombre esté solo”, dijo el Señor, pero tampoco lo es estar mal acompañado.

 

5º Adopta medidas preventivas.

 

Observa tus actitudes y carácter para conocerte más y te darás cuenta lo que debes evitar o hacer frente para cambiar y ser mucho mejor, quítate pesos inútiles y destructivos de encima.

 

6º Practica el perdón.

 

El odio enferma, a ti, al otro y a todos, quien recibe esa emoción de otra persona siente un ataque o amenaza; definitivamente es mejor perdonar para ser perdonados.

 

7º Aumenta tus experiencias positivas.

 

Regálate momentos especiales, disfruta de todo, incluso de las pequeñas cosas de la vida.

8º Cuida tu cuerpo, tu mente, tu alma y tu espíritu.

 

Aliméntate sanamente, has ejercicio, ora, relaciónate con Dios, sé saludable por dentro y por fuera. Rodéate de gente y situaciones optimistas y favorables.

 

9º Establece metas para cumplirlas.

 

Nada mejor para elevar tu auto-estima y sentirte feliz que el hecho de mirar atrás y ver alcanzados los objetivos propuestos.

 

Termino estas reflexiones evocando a San Pablo, 2 Cor 12,10: «Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.»

 

P. Marco Bayas O. CM

 

Compartir en:


Comentarios

Debes estar registrador para poder comentar